El Concejo Deliberante conmemoró el Día de la Memoria

Home / - Noticias - / El Concejo Deliberante conmemoró el Día de la Memoria

El presidente del Concejo Deliberante, David Schlereth, encabezó el acto por el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, con motivo de recordarse el próximo lunes un nuevo aniversario del Golpe Militar en la Argentina.

“Nos hace muy bien y es necesario que en ocasiones como esta nos pongamos a reflexionar no sólo para recordar el pasado sino fundamentalmente para proyectarnos hacia el futuro”, indicó Schlereth a todo el personal del Concejo Deliberante que se hizo presente en el “Patio de la Democracia” del edificio legislativo.

Además, el titular del Concejo dijo que “No hay manera de poder superar el pasado si no somos capaces de encontrar la verdad de lo que pasó” y recordó el “incansable” trabajo que durante décadas realizaron madres, abuelas, organizaciones y personalidades como el obispo Jaime de Nevares para encontrar esa verdad.

“Nuestro país necesita seguir transitando este camino y nos viene muy bien el ejemplo de lo que nos pasó en la década del ‘70 con esta aberrante dictadura militar para que nos demos cuenta que tenemos que seguir construyendo nuestra historia como país, haciendo pie en la verdad”, sostuvo.

Por último afirmó que no es lo mismo el concepto de “justicia” que de “legalidad”. “Lamentablemente en nuestro país muchas cosas son legales, pero terminan siendo injustas. En nuestra Nación todavía tenemos cuestiones que legalmente son correctas, pero que no responden al verdadero sentido de Justicia”, destacó, e invitó a los presentes a reflexionar el próximo lunes como una fecha especial para nuestro país.

Durante el acto, se proyectó un video alusivo elaborado por Abuelas de Plaza de Mayo, se colocaron pañuelos blancos con los nombres de nietos recuperados y el concejal Pablo Bongiovani, en saxo, acompañado de la cantante Gabriela Santiago, interpretaron la canción “Honrar la vida”.

Asistieron al acto la secretaria de Desarrollo Humano Yenny Fonfach, la subsecretaria de Derechos Humanos y Sociales, Victoria López, concejales, secretarios y empleados del Concejo Deliberante.

El origen de los Pañuelos Blancos

Los pañuelos blancos han sido, desde siempre, la manera más silenciosa, profunda y fuerte con la cual las Madres de Plaza de Mayo han reclamado la aparición de los 30.000 desaparecidos ya desde mediados de 1977.

Pero este símbolo que hoy está tan claramente asociado a la búsqueda de memoria, verdad y justicia llevada a cabo por las Madres nació como una forma de identificación entre quienes cargaban el mismo dolor, la misma incertidumbre.

El 7 de octubre de 1977 se realizó una peregrinación a Luján para la cual se había convocado a 1 millón de personas y las Madres de Plaza de Mayo iban a participar de la misma, para llevar su pedido en esta tradicional procesión.

Muchas de las madres miembro de la organización provenían del interior de la provincia de Buenos Aires y no habían participado antes de reuniones con sus pares, de manera que eran rostros desconocidos, lo que hizo surgir la necesidad de identificarse de alguna forma.
Casi por casualidad, el pañuelo blanco que hoy simboliza a las Madres surgió en un diálogo mas o menos así, mientras debatían cómo identificarse:

– Vamos a ponernos un pañuelo.
– ¿Un pañuelo?… ¿pero de qué color?
– Y bueno, blanco.
– Che, ¿y si nos ponemos un pañal de nuestros hijos?

Ese pañuelo blanco que las Madres lucen en sus cabezas cómo símbolo de su dolor y reclamo era el pañal de sus hijos que ya no estaban, que habían guardado como un souvenir de la primer infancia y por quienes reclamaban en la Plaza de Mayo cada jueves y toda vez que pudieron hacer oír a las autoridades su voz, pacífica pero imperativa.

Fue entonces que en ese peregrinar hacia la Luján y ya delante de la Basílica, las Madres instauraron el símbolo más rotundo de la organización, el mensaje más contundente,
imposible de ignorar.

A partir de entonces, cada jueves en Plaza de Mayo, las Madres marcharon con sus cabezas cubiertas con los pañuelos blancos que clamaban por sus hijos y su reclamo se replicó en muchas otras organizaciones que nacieron con el mismo objetivo: memoria, verdad y justicia.

Desde sus primeros pasos, las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo han logrado la restitución de 110 personas que recuperaron su identidad. El primer caso resuelto fue en 1978 y el caso más reciente fue a principios de febrero de este año. Pero la labor de las Madres de Plaza de Mayo no ha terminado y esos pañuelos blancos seguirán reclamando por las restituciones y resoluciones de casos aún pendientes.

FacebookTwitterWhatsAppEmail